Cómo hacer tu propia chimenea

¿Quieres una chimenea en tu casa?, ¿quieres fabricar tu propia chimenea?, ¿necesitas ayuda para construir una chimenea? Aquí te ofrecemos unos sencillos trucos para ayudarte.

En primer lugar, si pretendes realizar tu propia chimenea, necesitarás elaborar unos planos de construcción con todas las medidas exactas.

No todas las chimeneas tienen el mismo tamaño, proporción y dimensión; no obstante te informamos sobre algunas cuestiones básicas que necesitarás conocer:

  • La boca del hogar debe tener estas medidas: 100 cm de ancho, 80 cm de alto y 75 cm de fondo.
  • La salida de humo debe ser de las mismas dimensiones que la boca del hogar; y con una altura d alrededor 40 cm. La pared del fondo deberá cerrarse hasta unos 25 por 15 cm. Este último punto es de máxima importancia, dado que si no aplicamos bien estas medidas puede que el humo de la chimenea llene nuestro salón y cree un ambiente irrespirable.

En cuanto a los materiales y herramientas necesarios para la elaboración de una chimenea, suelen ser:

  • Cemento (un saco)
  • Arena (un saco)
  • Yeso
  • Agua
  • Ladrillos refractarios (se trata de los ladrillos especiales para chimeneas, ya que son resistentes al fuego)
  • Ladrillos de tabicar
  • 1 paleta
  • 1 pastera
  • 1 capazo
  • 1 nivel
  • 1 lápiz de albañil
  • 1 maceta
  • 1 escarpe
  • Listones de madera
  • pintura

La pasta para amasar y colocar los ladrillos se forma mezclando una parte del cemento con tres de arena y tres de agua. A esto se le denomina mortero.

Una vez están claros los materiales, ya podemos empezar a señalar paso a paso la realización de una barbacoa:

  1. Siguiendo las medidas que previamente has elaborado en el plano, dibuja, con un lápiz de albañil, en el suelo y en la pared del fondo la silueta de la chimenea.
  2. Para eliminar el suelo viejo (el solado de la base), que puede ser de madera, de cerámica, etc., se necesita el escarpe y la maceta. A continuación, rasca el yeso de la pared del fondo y pica toda ésta hasta que observes que el ladrillo aparece limpio y sin restos de otros materiales.
  3. Elabora el rectángulo de la base del hogar, ayudándote de una capa fina de mortero. Ahora, coloca los ladrillos refrectarios; para que los ladrillos queden a la misma altura, y sin hacer escalón, ayúdate de pequeños golpes con el mango de un maceta.
  4. Para no dejar huecos entre un ladrillo y otro, rellena las juntas haciendo que le mortero esté más líquido. Esto se consigue añadiendo más agua a la masa.
  5. Repite las tareas, pero ahora en el fondo del hogar.
  6. Llega la hora de las paredes laterales. Coloca los ladrillos refrectarios con la ayuda del mortero. De vez en cuando no olvides utilizar el nivel, para observar el alineado de los ladrillos.
  7. Un paso importante es la salida de humo, también conocida como campana. Para su elaboración se utilizará el mortero y se irán colocando los ladrillos; pero esta vez los ladrillos de tabicar. Además, puedes usar listones de madera provisionales durante 48 horas para sustentar bien la campana hasta que el mortero haya quedado bien endurecido.
  8. Para la cubierta de la estancia, coloca ladrillos de tabicar dobles. Además, con los mismos ladrillos deberás construir una pequeña cubierta inclinada para que no entre el agua en la caso de lluvia. Si lo ves necesario, existen elementos prefabricados para el remate de chimeneas; y pueden ser de metal o de hormigón.
  9. Es la hora de repasar todo lo construido. Recubre con una capa más o menos de 1 cm de yeso todo lo construido con ladrillo de tabicar.
  10. Después de 48 horas, cuando el material ya se haya endurecido, puedes empezar a pintar el yeso. El color de la chimenea ya es a gusto personal. Numerosas personas pintan las paredes de la chimenea del mismo color que las paredes de la sala.

Y ya está todo listo para disfrutar de una agradable noche al lado de un cálido fuego. Como consejo, es importante ventilar bien la sala antes de encender la chimenea; y, por supuesto, una vez encendida cierra las puertas y ventanas para que la sala se aclimate debidamente.

Además, ¿no tienes barbacoa? Ahora te da lo mismo. Podrás disfrutar de una buena carne a la parrilla haciendo unas simples brasas. Invita a tus familiares o amigos para que observen tu trabajo y disfruta de un momento agradable al lado de los tuyos.

Suerte en la elaboración de tu chimenea. Con esfuerzo y optimismo podrás crear grandes trabajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>