Caldeo por medio del vapor

Cualquier compuesto puede encontrarse en 3 fases, sólido, líquido y gaseoso. Para cambiar de un estado a otro se necesita cambio de temperatura y/o presión.

Para calentar un líquido mediante vapor de agua, se procede de las siguientes maneras:

  • Por la acción directa de vapor.
  • Por la circulación de vapor por un serpentín en contacto.

En el primer caso, un tubo vertical que sobresale de la caldera, cuba o depósito, donde está el líquido que se quiere calentar; dicho tubo está abierto por su parte inferior, que es por donde sale el vapor, y por su parte superior comunica con el generador del vapor.

Un extremo que sobresale del líquido, unido a un tubo horizontal o en forma de culebra, se configura con muchas aperturas, por las que salen chorros de vapor. Condensando al ceder calor al agua; este sistema tiene el principal inconveniente en la condensación extrema que supone la condensación del agua. Cuando este problema no es evitable y afecta a la seguridad, debe buscarse un método alternativo.

El caldeo por vapor indirecto, consiste en aprovechar la circulación del vapor por una serie de conductos, en forma cilíndrica, serpentines, dobles fondos, placas o similar. En algunos casos, se usa un serpentín de cobre en el fondo de una caldera herméticamente cerrada, lo que permite destilar el sulfuro y separarlo del aceite.

Este sistema permite configurar la temperatura para mantener la creación de vapor de sulfuro estable, sin sobrepasar los límites recomendados por el fabricante. Para asegurar estas situaciones, y al igual que en otros sistemas de caldeo por vapor directo, existe una válvula para graduar la entrada de vapor, y otra para la salida. De esta manera, se asegura la seguridad de la instalación mediante la apertura de las válvulas de forma manual o automática al alcanzar cierta presión.

Artículo recomendado: Cómo hacer el tiro de una chimenea

Última actualización el 2021-09-21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario