Echimeneas

En Echimeneas encontrarás todos los trucos para hacerte tu propia chimenea

Naves industriales, un trabajo para profesionales con experiencia

La construcción naves industriales es un trabajo que requiere de profesionales con gran experiencia, ya que tienen unas características muy diferentes a las de otro tipo de construcciones. Si no se cuenta con experiencia en la construcción de naves industriales se podrían cometer errores en lo que se refiere a la elección de los materiales que saldrían muy caros, ya que podrían obligar a tener que volver a rehacer parte de la construcción en pocos años.

Además, al contar con experiencia en estas construcciones, es fácil saber darle al cliente lo que necesita exactamente, incluso aconsejarle en determinados terrenos en los que quizás necesiten de un asesoramiento experto. Y es que tener a las espaldas un buen número de naves construidas con éxito es un aval perfecto para poder ofrecer buenas ideas para resolver pequeños problemas logísticos o de organización de la nave.

Algunas empresas multinacionales construyen todas sus naves iguales, siguiendo unos criterios estándar para que todas sus construcciones sean exactamente iguales. Un buen ejemplo de esto son ciertos establecimientos comerciales en el que al entrar, no podrías saber si estás en el de una ciudad o en el de otra ya que todos tienen una distribución muy similar y están realizados siguiendo los mismos parámetros.

Cumplir con todas estas especificaciones necesita también de manos expertas, capaces de seguir las instrucciones al pie de la letra para que el resultado sea el esperado. Y no solo estéticamente, sino también en lo que se refiere a los parámetros de calidad exigidos. Y todo esto debe de realizarse ajustándose a un precio previamente pactado, sin salirse de presupuesto y en el tiempo acordado.

El presupuesto y el tiempo son dos factores muy importantes en la construcción de naves industriales. Se trata de negocios y en los negocios el tiempo es oro. Un retraso en la entrega de la nave puede encadenar una serie de retrasos que hagan perder mucho dinero, como por ejemplo, obligar a que la apertura del establecimiento, prevista para una fecha, cambie. Esto supone graves inconvenientes, ya que hay contratos, pedidos y compromisos adquiridos.

El tema del presupuesto suele afectar mucho más a la empresa constructora que a la empresa propietaria de la nave, ya que normalmente se juega con presupuestos cerrados. Si se comete un error en la elaboración, perderá la empresa constructora que verá seriamente recortados sus beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies