Chimenea de etanol KLARSTEIN Phantasma Gizeh

La chimenea de etanol Phantasma Gizeh de Klarstein es una chimenea de etanol con un quemador que no genera humo ni olores, y permite crear un ambiente CleanFire. Tiene un diseño piramidal , con carcasa de acero inoxidable y recubrimiento pulvimetalúrgico.

Con un apagado sencillo, la ayuda integrada en el atizador, es un modelo completamente seguro para cualquier hogar.

El quemador utiliza materiales ecológicos como bioetanol y etanol.

El soporte de este modelo de Biochimeneas se dispone directamente en el suelo, adoptando un efecto decorativo

Las llamas, de la zona superior, y su gran calidad de acabados consiguen que sea una opción perfecta para una estancia cálida y acogedora.

Características

  • Depósito de 600 ml
  • Autonomía de 4 horas
  • Ayuda de apagado integrado en el modelo
  • Carcasa segura y elegante
  • Material: Acero inoxidable

Contenido de un pack de instalación de una chimenea

  • 1 chimenea
  • 1 placa de soporte de pared
  • 1 gancho para la tapa del depósito
  • 1 tolva
  • 1 marco
  • Manual de instrucciones

Dimensiones

  • Medidas: 50 x 43,5 x 13 cm aprox. (ancho x altura x profundidad)
  • Peso: 2 kg aprox.

Productos relacionados

Productos recomendados según opiniones

¿Por qué comprar en echimeneas.com?

Buscando la satisfacción de nuestros clientes, en nuestra tienda online hemos seleccionado los mejores modelos de chimeneas bio ecológicas y los proveedores de mayor calidad, algunos con envíos gratuitos y garantía de 2 años, para asegurar la calidad de tu equipo.

Tenemos las mejores ofertas, para que puedas encontrar chimeneas bioetanol baratas y de diseño para tu hogar. Todo ello a un click y lo tendrás en tu casa en 24h!

¿Qué calefacción pongo en casa?

chimenea moderna de leña

Llegado el invierno y el frío no hay nada más reconfortante que el calor del hogar. ¿Tienes dudas sobre qué calefacción poner en casa? Aquí te mostramos las distintas opciones.

Podemos clasificar los sistemas de calefacción en función de la fuente energética (eléctrica, combustión, solar) o según el tipo de sistema o de instalación (calefacción central mediante sistemas de tuberías), o calefacción por puntos (radiadores, estufas, chimeneas).

Sistemas de calefacción por combustión:

  • Gas natural, propano o gasóleo. Estos se utilizan en sistemas centrales por lo que requieren de una instalación previa. El gas natural resulta especialmente cómodo en las viviendas urbanas donde ya existen sistemas de suministro directo. El propano y gasóleo es más usado en zonas rurales. En los tres casos se trata de combustibles fósiles por lo que el impacto medioambiental es notable.
  • Combustibles renovables: bioetanol y biomasa. La biomasa (pellets) es un sistema muy recomendable en chimeneas y estufas. Además de su limpieza la eficiencia energética es muy elevada, superior al 90%. Los últimos sistemas de chimeneas de biomasa permiten acoplar depósitos de agua que puedan ser utilizados para calentar otras estancias o suministrar agua caliente. El bioetanol presenta la ventaja de que no deja residuos (cenizas).
  • Energía solar térmica. En estos sistemas la energía solar se aprovecha para calentar un fluido que será utilizado a través del sistema de canalización para el calentamiento de la vivienda y suministro de agua caliente. La instalación es costosa pero nuestra factura de luz se verá reducida de manera importante.
  • Calefacción con chimeneas de leña. Suelen instalarse en casas de campo. Al igual que las de biomasa, pueden permitir sistemas de canalización para calentar otras partes de la vivienda.

Sistemas de calefacción eléctrica:

  • Calefacción eléctrica por convectores. Aquí se incluyen los sistemas de aire acondicionado (general o splits) y los pequeños calefactores que suelen usarse por tiempo reducido en estancias pequeñas. Tienen un coste energético alto.
  • Calefacción eléctrica por emisores termoeléctricos. Estos pueden ser secos o fluidos. El utilizar un sistema u otro dependerá principalmente del tiempo de uso y la velocidad de calentamiento que se necesite.
  • Calefacción eléctrica por acumuladores. Los materiales de los que están compuestos acumulan energía que posteriormente emiten al ambiente. La acumulación normalmente se realiza en horarios de menor coste energético, lo que puede suponer un ahorro frente a otros sistemas.
  • Es un sistema de bombas de calor de última generación. Aprovecha el calor existente en el ambiente para calentar un fluido que a su vez será distribuido por toda la instalación (radiadores, suelo radiante, etc). Es muy eficiente desde el punto de vista energético en zonas cálidas.

Para acertar con nuestra elección, además de los aspectos técnicos debemos considerar: el tipo de vivienda y dimensiones, la climatología y el número de horas que pasemos en casa. Otro factor importante es la eficiencia energética de nuestra vivienda (aislamiento de paredes, ventanas y puertas).

¿Qué es y cómo funciona una Caldera de biomasa?

caldera pellets

Las estufas de biomasa o más conocidas como estufas de pellets son apropiadas para calentar una estancia relativamente pequeña. Si lo que buscas es calentar toda la casa o una empresa o estancia muy amplia la opción conveniente sería instalar una caldera de biomasa.

Caldera de biomasa para vivienda unifamiliar

Lo primero cosa que debemos tener en cuenta es, qué es precisamente la biomasa como carburante. La biomasa es la parte biodegradable de restos biológicos, ya provengan de la agricultura  como el hueso de aceituna, cáscara de almendras, pistachos, sarmientos, orujos, etc,  de restos o desechos  industriales y forestales. Como fuente de energía, puede generar tanto calor como electricidad, si bien es considerablemente más eficaz para generar calor.

Existen muchos tipos o clases  de biomasa, desde leños, a astillas de madera o bien pellets, siendo estos últimos los más utilizados a día de hoy. Además de por su costo muy competitivo, por su alto coeficiente calorífico y  de su eficacia y su compromiso con el medio ambiente por producir poquísima cantidad de humos y no emitir CO2. Se trata de pequeños tubos de madera hechos de virutas y serrines comprimidos y secados. Es conveniente adquirir pellets siempre con garantía y certificación algo más caro pero con sello de calidad, ya que los que se venden a precios demasiado económicos, habitualmente suelen  mezclarse con resinas o bien otros materiales que generan más humos y pueden ser dañinos para el medioambiente.

Caldera de biomasa para acs y calefaccion

Por lo general, casi siempre  la madera que se utiliza para crear la biomasa procede de fuentes renovables donde los árboles son replantados. Los restos de madera son considerablemente más eficaces cuando son usados en calderas de biomasa que en fuegos abiertos. Esto es debido a que el flujo de aire es limitado, hecho que supone un aislamiento significativo para preservar el calor.

Hay diferentes asociaciones y conjuntos con alto grado de concienciación que han apostado por la biomasa. Actualmente existen datos que confirman que se trata de una de las primordiales fuentes renovables en Andalucía y con mayores posibilidades de desarrollo. En cualquier caso,  la instalación de los sistemas de biomasa y biocombustibles están de moda y se usan cada día como fuente de energías renovables tanto a nivel familiar, agrícola y también industrial.

Que es una caldera de biomasa

Una de las principales ventajas, es el hecho de emplear restos o residuos de otras actividades y que supone reciclar y por tanto, mejorar el medio ambiente. Es además de esto un carburante que no se halla sujeto a fluctuaciones del mercado tan exageradas como las de los carburantes  fósiles derivados del petróleo o el gas. Además es un combustible bio, que en muchos casos se utiliza para la fabricación de bioetanol mediante la fermentación de azúcares obtenidos de la celulosa.

La distribución del pellet cada vez se hace de forma más cómoda, si bien en otros países de Europa están más extendidos. En determinados puntos de España se cuenta con camiones cisterna que sirven los productos de biomasa puerta a puerta.

Por todo esto,  las calderas de biomasa, son ideales para reemplazar las antiguas calderas de diesel o propano en empresas y zonas rurales, puesto que se puede aprovechar la biomasa que tenemos muy cerca.

La instalación de una caldera de biomasa

Se pueden conectar a cualquier sistema anteriormente existente, con lo que son muy simples de instalar. Se pueden, además de esto, conjuntar con otras tecnologías renovables como la solar térmica para agua caliente sanitaria o bien los paneles fotovoltaicos para la producción de electricidad. Todo depende de si empleamos la caldera de biomasa para generar calor o bien electricidad.

Cuando nuestro objetivo es la producción eléctrica, el proceso tras la quema de carburante es un tanto más complejo. La biomasa genera vapor, el que se emplea para hacer virar turbinas. La rotación de las turbinas activa un generador que genera electricidad. Muchas plantas generadoras de lignito asimismo agregan biomasa a sus procesos de quema de lignito o sea, combustión,  para reducir las emisiones producidas en el proceso.

La biomasa asimismo se puede gasificar ya antes de la combustión. Los gases, por norma general, se queman de forma más limpia y más eficaz que los sólidos, los que dejan la supresión de los materiales tóxicos. La gasificación asimismo torna posible el empleo de la biomasa en las turbinas de gas de ciclo combinado, como las que se emplean en las últimas plantas de generación de gas natural. Con el empleo de la gasificación, las plantas pueden conseguir eficiencias considerablemente más altas. Los pequeños sistemas de gasificación de biomasas modulares son muy apropiados para aprovisionar a las comunidades alejadas de electricidad.

Además de esto, la descomposición de la biomasa en los basureros genera gas metano de forma natural, el que puede ser aprovechado y quemado en una caldera para generar vapor para la generación de electricidad.

En un principio,  la inversión inicial en una caldera, puede ser incluso del doble a la de gasóleo, pero eso sí, se amortiza en unos 3 años con el ahorro en combustible.

El mantenimiento de una caldera de biomasa es bastante fácil. Muchas tienen auto-ignición, con extracción de cenizas y se auto limpian, y totalmente automatizadas. La mayor parte de las versiones familiares solo precisan llenarse una vez por semana y vaciarse una vez cada un par de meses con la ayuda de un aspirador. Eso sí, tras la época de frío es recomendable una limpieza general a fondo, incluyendo los conductos.