Echimeneas

¿En qué puede ser útil instalar una chimenea eléctrica?

Sobran las razones para instalar chimeneas eléctricas y eso se debe a que son un invento pensado en la mejora de las chimeneas que ya existían en el mercado. Estos modelos han sabido sobrellevar todo lo que tiene en contra un sistema a gas o un sistema a leña y es por eso por lo que muchos las están usando.

Incluso personas que nunca se plantearon tener una chimenea eligen tener una que funciona con energía eléctrica y hoy te diremos por qué con la ayuda de los beneficios más resaltantes de estos equipos.

Fácil mantenimiento

El primero obstáculo para tener una chimenea tradicional a leña o una a gas es el mantenimiento. No estamos contando nada nuevo, una chimenea a leña necesita madera, ser encendida, luego genera humo y cenizas lo que hace de la generación de calor algo bastante engorroso.

Si bien las instalaciones a gas no requieren esfuerzos, sí necesitan mantenimiento y, de hecho, hay que ser muy riguroso al respecto porque puede suponer un gran problema de seguridad.

En el caso de las chimeneas eléctricas, la instalación tarda unos pocos minutos y el encendido y apagado se hace con un botón, no lleva más esfuerzo y obtienes la misma experiencia que con las chimeneas tradicionales.

Más seguras que las otras tecnologías

La seguridad es un aspecto que destaca de las chimeneas que funcionan con energía eléctrica. Debemos decir, no obstante, que existe un riesgo asociado a las instalaciones eléctricas, pero es mínimo comparado con los otros sistemas que encontramos en el mercado.

Las chimeneas a leña son una fuente de calor de exposición directa, por lo que puede ser una fuente de incendio o de quemaduras si alguien se acerca o se tropieza. Por su parte, las chimeneas a gas tienen la gran desventaja de trabajar con un combustible altamente volátil. Si las entradas de gas no están limpias, pueden ocurrir accidentes en estas instalaciones, además, aunque no sean de exposición directa, la superficie se calienta pudiendo provocar quemaduras.

En el caso de las cerraduras con electricidad, se tiene la ventaja de que la superficie que muestra las llamas es totalmente fría, por lo que no se corre ningún peligro.

Puedes elegir entre una mayor variedad de modelos

Se podría decir que ninguna de las chimeneas que conocemos tiene requerimientos técnicos u operacionales que limite el diseño, pero si es cierto que dependiendo del diseño va a ser más o menos costosa la chimenea.

Es decir, tener una chimenea tradicional que se vea justo como queremos es posible, pero supone tener que hacer obras que llevan tiempo y una fuerte inversión de dinero. Ahora bien, para los que se quieren ir más hacia el lado moderno de las chimeneas, con las eléctricas tiene muchas más opciones.

Recordemos que la parte visible de una chimenea eléctrica suele ser una pantalla y eso le permite jugar con el tamaño y la forma sin que eso signifique un coste adicional muy elevado. Si lo comparamos con las chimeneas a gas que ocupan un espacio donde se quema el combustible, las chimeneas eléctricas tienen ventajas porque pueden ser instaladas incluso sobre una pared.

Gran elemento central de decoración

El lado estético de las chimeneas es innegable. La misma versatilidad para usar materiales, diseños y formas, ayudan a que se conviertan en una pieza central dentro de la decoración de tus espacios.

De hecho, el uso de luces LED siempre es favorable para dar intención a los espacios, pudiendo cambiar el ambiente con tan solo pulsar un botón. Dada la gran variedad de modelos para distintas aplicaciones, la decoración con chimeneas eléctricas puede pasar desde lo más tradicional cuando sustituimos un sistema típico por uno eléctrico, hasta algo muy vanguardista con chimeneas de pared grandes y muy estilizadas.

El sistema de luces es de bajo consumo de energía

Una de las grandes ventajas de las chimeneas eléctricas es que no necesariamente deben cumplir con la función de calentador al estar encendidas, por lo que solo puede aparentar el efecto de una llama tradicional. Siendo ese el caso, son un elemento decorativo de bajo consumo de energía, pues la tecnología LED es famosa por esto.

En el caso de los otros tipos de chimenea, la función de adornar queda determinada y limitada por el encendido del sistema de calefacción, el cual consume mucha energía.

Puedes calentar espacios específicos

Esta es una de las grandes ventajas de estas chimeneas y que no se podría lograr con las chimeneas más tradicionales. Si es cierto que existen chimeneas con enérgica eléctrica que quedan fijas en una habitación, existen modelos que son móviles y que se puede trasladar a otras habitaciones.

En cualquier caso, el gasto de energía en una chimenea eléctrica va de la mano con la habitación a calentar, por lo que el uso de la energía es más eficiente. Como sistema de calefacción auxiliar es muy útil, sobre todo cuando queremos que solo esté climatizada la habitación en la que estamos.

Son muchas las ventajas de las chimeneas eléctricas, pero sin dudas todo se ponencia cuando encontramos una que se adapta a nuestros proyectos y espacios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies