Echimeneas

En Echimeneas encontrarás todos los trucos para hacerte tu propia chimenea

Confía solo instaladores de gas natural profesionales y acreditados

El gas natural es una energía segura en cualquier ámbito que se use, siempre y cuando se utilice correctamente. Pero además, es fundamental que tanto las instalaciones como los aparatos del sistema estén en perfectas condiciones de mantenimiento. Si estos dos aspectos se cuidan, el gas natural nunca representará un peligro para las personas.

Ya desde el mismo momento en el que se elige este sistema hay que tener muy claro que una instalación de gas no la puede realizar cualquier persona. Se necesitan unos conocimientos muy específicos y para algunos trabajos se requiere, además, una acreditación. Por eso lo mejor es confiar siempre y únicamente en instaladores oficiales y especializados, porque la seguridad de nuestro hogar puede depender de ello.

Son los instaladores especialistas los únicos que pueden ofrecer todas las garantías de que la instalación se adecúa a la normativa y a los requerimientos técnicos de cada situación y de cada inmueble. Pretender ahorrar en un aspecto tan importante como este lo único que puede proporcionarnos, a la larga, son disgustos.

Pero no solo a la hora de hacer una nueva instalación, si ya tienes gas natural en casa y quieres modificar o ampliar la instalación también deberás buscar un instalador autorizado. Es él, quien tras hacer los trabajos correspondientes, deberá redactar un documento en que refleje las modificaciones o las ampliaciones que se han hecho en la instalación.

Cuidado con el mantenimiento

Las instalaciones de gas natural no necesitan un gran mantenimiento. Tan solo es obligatorio que instalaciones y aparatos pasen una revisión periódica cada cinco años (cuatro en el País Vasco). En ella se comprobará el correcto funcionamiento de todos los elementos.

Pero lo mejor es no dejar pasar tanto tiempo y realizar una revisión anual, al menos, de la caldera. Es la mejor manera de prevenir averías y accidentes. Y también conviene estar muy pendientes de nuestra instalación para que al menor síntoma de un funcionamiento defectuoso o de una anomalía podamos avisar a un técnico que revise la instalación y repare el problema de inmediato. Son consejos ofrecidos desde el sentido común, porque de ellos depende nuestra seguridad.

Pero es importante recordar que para cualquier trabajo relacionado con nuestras instalaciones, por pequeño que sea o poco importante que nos parezca, hay que buscar siempre instaladores de gas natural profesionalesy acreditados. Profesionales que conozcan las normativas, que estén acostumbrados a trabajar con todo tipo de elementos y que nos ofrezcan las mayores garantías de su trabajo.

De una instalación bien ejecutada, de una revisión de rutina completa y eficaz o de la correcta reparación de una avería depende que podamos disfrutar plenamente y sin riesgos de todo lo que el gas natural puede ofrecernos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies