Echimeneas

Chimeneas y calefacción de gas natural: ¿son compatibles?

Durante los meses de más frío es cuando surgen las diferentes dudas acerca de los sistemas para calefactar nuestro hogar. La variedad de opciones y equipos para obtener la climatización deseada es tan grande que a menudo surgen muchos interrogantes acerca de cómo realizar la elección que se adecue mejor a nuestra casa.

Una de las preguntas más comunes hace referencia a la compatibilidad entre dos sistemas de climatización muy diferentes: las chimeneas tradicionales y la calefacción de gas natural. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, a pesar de todas las variables que debemos sopesar antes de decantarnos por un sistema u otro (los metros cuadrados de la vivienda, cuáles son las habitaciones más transitadas, el aislamiento, la temperatura exterior), lo cierto es que tanto las chimeneas como las estufas se suelen utilizar como métodos complementarios para aportar calor.

Se puede instalar una chimenea de gas en un piso

Concretamente las chimeneas, que suponen un elemento estético muy potente y que son muy demandadas debido a su efecto en una estancia como un salón, a pesar de aportar calor su acción resulta muy limitada. Las de tipo tradicional (con hogar abierto) aportan calor de forma radiante, y su radio de alcance se concentra en el mismo cuarto en el que está colocada. Es por esta razón que rara vez su utilización representa el único sistema de climatización para un hogar, por lo que resulta plenamente compatible con otros sistemas como las calderas de gas natural.

También hay que tener en cuenta que los combustibles que utilizan ambos sistemas son diferentes. En el caso de las chimeneas tradicionales se emplean desde los típicos troncos y ramas de madera hasta otras opciones que van ganando terreno (por ser más ecológicas) como la biomasa y el bioetanol. En cambio, las calderas de gas natural hacen uso de este elemento, que se suministra a los ciudadanos a través de la red de distribución y que resulta una opción más económica que la electricidad, aportando tanto climatización como agua caliente sanitaria a los hogares.

Para elegir una buena caldera de gas que funcione como principal fuente de climatización es importante conocer bien las características del equipo y comprobar que se adecuen a nuestras necesidades, evaluando las variables indicadas más arriba, entre otras. Otros aspectos que deberemos considerar son el rendimiento energético y el consumo, así como el grado de impacto medioambiental (uso de una tecnología diseñada para reducir las emisiones contaminantes, tan perjudiciales para nuestro planeta). Con todo sopesado, podrás tener una climatización de lo más completa que cubra todas tus necesidades… ademá de ser totalmente compatible con tu chimenea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies