Echimeneas

Características de las chimeneas

Son muchos los que están de acuerdo en que no existe una fuente de calor más acogedora que la chimenea; sin embargo, ésta ha sido muy atacada por los expertos en la conservación de la energía, que sostienen que la chimenea desperdicia más aire caliente del que suministra efectivamente.

Aunque sea verdad que la chimenea no es el sistema más eficaz de calefacción, sí es cierto que representa un notable adelanto con respecto a épocas anteriores, y muchos expertos estiman que suministra un calor más saludable que el producido por otros medios más sofisticados.

El calor de la chimenea emana de las llamas o de los ladrillos que las mismas calientan. La zona interior de la chimenea en donde se quema la leña se llama hogar. Tiene dos flancos inclinados; en la parte superior su ancho es mayor, de forma que el aire de la estancia puede pasar por encima del fuego y ser desviado después nuevamente hacia la estancia, gracias a la pared posterior inclinada de la chimenea.

La superficie de la cara anterior está compuesta generalmente por baldosas refractarias. La parte superior del frontal de la chimenea, llamada arquitrabe, favorece el envío de los humos hacia el conducto de la chimenea, denominado también salida de humos, y que a su vez los lleva hacia el conducto de salida al exterior.

Esto constituye la principal ventaja de la chimenea en relación con los fuegos libres de otras épocas, que llenaban de humo los salones de los castillos. El conducto de salida puede ser cerrado por medio de una placa metálica llamada válvula de tiro, que se mantiene abierta cuando el fuego está encendido y se cierra en los demás casos.

Es importante que esta válvula cierre herméticamente para impedir la salida del valioso aire caliente de la estancia al exterior. Sobre la válvula de tiro está la caja de humos, que retiene el aire frío procedente del exterior para que no descienda por la chimenea inundando de humo la estancia o apagando el fuego.

En muchas chimeneas la ceniza cae en un depósito debajo del piso y que puede ser removido para vaciarlo. El funcionamiento de una chimenea depende mucho de su colocación relativa en la estancia, de que los ladrillos estén o no bien secos, así como del tipo de construcción de la misma.

Si la chimenea del tejado está muy baja con respecto a los árboles cercanos o a otras chimeneas, el aire sube difícilmente y puede hasta descender y apagar el fuego; aunque generalmente el defectuoso funcionamiento de una chimenea es debido a la falta de circulación de aire alrededor de la leña.

Los recientes desarrollos en la técnica de las chimeneas, están dirigidos hacia la experimentación para conseguir un mejor rendimiento y hacia el diseño de tipos de instalaciones sencillas y de coste reducido.

La instalación de una chimenea de mampostería es una solución muy cara. Es más fácil disponer de chimeneas prefabricadas con conductos de humo metálicos que pueden atravesar muros, techos y tejados. Cuando éstas son empotradas, se asemejan a los modelos antiguos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies