Echimeneas

En Echimeneas encontrarás todos los trucos para hacerte tu propia chimenea

Calefacción por estufa

Las estufas, como aparato de calefacción del aire ambiente de las habitaciones eran instrumentos utilísimos a principios del siglo pasado. Se construían de barro cocido o loza, palastro o hierro colado.

Sus partes esenciales eran: el hogar o cubículo destinado a contener el combustible, el cenicero, la rejilla, una boca de carga y el tubo de emisión del humo. Estos aparatos permitían utilizar en la habitación casi todo el calor desprendido, pero presentaban varios inconvenientes.

Las de barro cocido y loza se estropeaban pronto si no estaban bien construidas, las fundidas se hendían al enfriarse, y además, cuando se enrojecían daban un olor desagradable y malsano, producido por el óxido de carbono que dejaban trasudar.

También su empleo era dañino porque absorbían la humedad de las habitaciones caldeadas perjudicando sobre todo a los pulmones, y traían como consecuencia jaquecas, dolores de cabeza y otros males.

Ese inconveniente se solucionaba evaporando agua que se ponía en un recipiente cerca de la estufa, aunque tenía como efecto desfavorable que no se podía disfrutar de la vista del fuego como en las chimeneas.

Pero la sencillez y el poco coste de las estufas de un hogar que calientan el aire de los aposentos, como eran las de loza, palastro y hierro colado, aseguraban su empleo en las habitaciones modestas y en las de gran capacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies