Echimeneas

En Echimeneas encontrarás todos los trucos para hacerte tu propia chimenea

¿Qué calefacción pongo en casa?

Llegado el invierno y el frío no hay nada más reconfortante que el calor del hogar. ¿Tienes dudas sobre qué calefacción poner en casa? Aquí te mostramos las distintas opciones.

Podemos clasificar los sistemas de calefacción en función de la fuente energética (eléctrica, combustión, solar) o según el tipo de sistema o de instalación (calefacción central mediante sistemas de tuberías), o calefacción por puntos (radiadores, estufas, chimeneas).

Sistemas de calefacción por combustión:

  • Gas natural, propano o gasóleo. Estos se utilizan en sistemas centrales por lo que requieren de una instalación previa. El gas natural resulta especialmente cómodo en las viviendas urbanas donde ya existen sistemas de suministro directo. El propano y gasóleo es más usado en zonas rurales. En los tres casos se trata de combustibles fósiles por lo que el impacto medioambiental es notable.
  • Combustibles renovables: bioetanol y biomasa. La biomasa (pellets) es un sistema muy recomendable en chimeneas y estufas. Además de su limpieza la eficiencia energética es muy elevada, superior al 90%. Los últimos sistemas de chimeneas de biomasa permiten acoplar depósitos de agua que puedan ser utilizados para calentar otras estancias o suministrar agua caliente. El bioetanol presenta la ventaja de que no deja residuos (cenizas).
  • Energía solar térmica. En estos sistemas la energía solar se aprovecha para calentar un fluido que será utilizado a través del sistema de canalización para el calentamiento de la vivienda y suministro de agua caliente. La instalación es costosa pero nuestra factura de luz se verá reducida de manera importante.
  • Calefacción con chimeneas de leña. Suelen instalarse en casas de campo. Al igual que las de biomasa, pueden permitir sistemas de canalización para calentar otras partes de la vivienda.

Sistemas de calefacción eléctrica:

  • Calefacción eléctrica por convectores. Aquí se incluyen los sistemas de aire acondicionado (general o splits) y los pequeños calefactores que suelen usarse por tiempo reducido en estancias pequeñas. Tienen un coste energético alto.
  • Calefacción eléctrica por emisores termoeléctricos. Estos pueden ser secos o fluidos. El utilizar un sistema u otro dependerá principalmente del tiempo de uso y la velocidad de calentamiento que se necesite.
  • Calefacción eléctrica por acumuladores. Los materiales de los que están compuestos acumulan energía que posteriormente emiten al ambiente. La acumulación normalmente se realiza en horarios de menor coste energético, lo que puede suponer un ahorro frente a otros sistemas.
  • Es un sistema de bombas de calor de última generación. Aprovecha el calor existente en el ambiente para calentar un fluido que a su vez será distribuido por toda la instalación (radiadores, suelo radiante, etc). Es muy eficiente desde el punto de vista energético en zonas cálidas.

Para acertar con nuestra elección, además de los aspectos técnicos debemos considerar: el tipo de vivienda y dimensiones, la climatología y el número de horas que pasemos en casa. Otro factor importante es la eficiencia energética de nuestra vivienda (aislamiento de paredes, ventanas y puertas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies