Echimeneas

En Echimeneas encontrarás todos los trucos para hacerte tu propia chimenea

Caldeo por medio del vapor

Un líquido puede calentarse por medio del vapor de agua de dos maneras distintas: primera, por la acción directa de un chorro de vapor lanzado dentro de la masa líquida; segunda, por la circulación del vapor en un serpentín, en un doble fondo u otra disposición equivalente. En el primer caso, todo se reduce a un tubo vertical que inmerge en la caldera, cuba o depósito, donde está el líquido que se quiere calentar; dicho tubo está abierto por su parte inferior, que es por donde sale el vapor, y por su parte superior comunica con el generador del vapor.

El extremo que inmerge en el líquido puede estar unido a un tubo horizontal o en forma de culebra, taladrado con muchos agujeros, por los cuales salen chorros de vapor que, como en el primer caso, se condensan al ceder su calor al agua; este sistema tiene el inconveniente de que el agua formada por la condensación del vapor aumenta la cantidad de líquido del sitio que se calienta; y aunque en muchos casos no será esto un inconveniente que haya de tenerse en cuenta, en otros será preciso calentar por otros medios.

El caldeo directo por medio de chorros de vapor, lo ha ensayado con éxito en Sevilla el ingeniero Cisneros, para coagular las sustancias albuminoides del aceite, al salir de la prensa en el mismo pocillo, acelerando su descuelgo y clarificación. También se utiliza este medio para purgar de las últimas porciones de sulfuro de carbono a los aceites extraídos de los orujos por medio de aquel disolvente.

El caldeo de un líquido por medio del vapor, por contacto indirecto del mismo, consiste en hacer circular el vapor por el interior de tubos, serpentines, dobles fondos o dobles paredes. En el caldeo de la solución de los aceites de orujo en el sulfuro de carbono, se usa un serpentín de cobre que circula por el fondo de una caldera herméticamente cerrada, a fin de destilar el sulfuro y separarlo del aceite.

Este método permite graduar perfectamente la temperatura, sin producir un desarrollo instantáneo de una gran cantidad de vapor de sulfuro que comprometería la solidez del aparato. Para este caso, lo mismo que para todos aquellos en que se usa el caldeo por contacto directo del vapor, es necesario que hay una llave para graduar la entrada del vapor, y otra para dar salida al agua producida por la condensación del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies